Vivir sin trabajar

El anhelo de ¿casi todos? los que se dedican a lo público. Un presupuesto para colocar rotondas en ninguna parte, y el arte de los cuñados en su mismo centro. Dinero ajeno para pagar favores futuros con chollos presentes. Tarjeta negra para comer de gratis en establecimientos de nivel, viajar en primera clase a lugares exóticos y alojarse a todo trapo en suites presidenciales.

Se atribuye la frase al dictador, pero me extraña tal despliegue de ingenio: “Usted haga como yo. No se meta en política”

La cesta de frutas por cuenta del hotel. La puerta giratoria a la salud de los kilowatios del oligarca. Y, tristemente, empieza a verse una corbata a juego con la coleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s