400

iv-centenario-de-la-muerte-de-cervantes-bis

Nos jugamos todo. Y lo perderemos si seguimos agarrados a una escala de valores en la que solamente figura la palabra dinero en cada peldaño. La CULTURA con mayúsculas no puede seguir arruinada y arrinconada porque estamos muy concentrados salvando bancos y cajas. Que cada palo aguante su vela. Nuestros retoños merecen un futuro mejor. Es nuestra obligación garantizarlo.

Y tampoco nos pasemos con lo del trauma. Los niños tienen que leer El Quijote. No van a morirse aunque quitemos de sus manos el teléfono ¿inteligente? por un rato. Pongamos un libro en su lugar. Cuatro veces al mes, por lo menos. Si hoy no leen, mañana serán manipulables, incultos, zafios y bodoques. Es nuestra obligación impedirlo.

Aquí está El Toboso, en su sitio. Y Dulcinea también, muy cierto. Pero no es la que dice don Mariano. Un poquito de rigor.

Anuncios