Nunca se sabe

playa

Encrucijadas que provocan preocupación e insomnio.

Te quejas de vicio -dijo Pepito Grillo al oído- porque otros no tenemos dónde elegir como tú. Mírame. Una leyenda. Un personaje de cuento, fundamental a los ojos de la historia de la civilización. Y aquí estoy, susurrando a tu conciencia como si no tuviera otra cosa que hacer.

Ya no vamos a dar más vueltas a la zona de confort, a la aventura, al riesgo o a lo mal que se pasa cuando no hay para pagar a la fila de oligarcas que se apostan a primeros de mes frente a tu cuenta corriente.

Está todo muy visto.

Hoy vamos a hablar de lo que realmente importa. El mar acunándote, el sol bañando tu piel, el viento meciendo lo que queda de tus cabellos. Y a tu lado ella, recordándote cada día que los milagros existen, y que algo has hecho bien en la otra vida porque ha llegado a tiempo de acompañarte en esta.

Resumen: Mar, sol, viento, ella. Maravillas que no te puedes perder.

Arreando, que pierdes el vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s