Virtud

bien-mal

Se nos ha olvidado por completo hacer el bien.

Se nos antoja innecesario, incluso perjudicial.

Nos hemos creído el paradigma de la cuenta de resultados. Creemos que la bondad se gasta como el dinero. Y que gastar en otros repercutirá negativamente en nosotros mismos.

Pues bien: A poco que lo pensemos, es al revés.

El mundo avanzará hacia la salvación si todos y cada uno de nosotros beneficiamos a los demás.

No sólo a los accionistas.

Sobre todo a los que tienen dificultades para valerse por sí mismos.

En la cruz de la misma moneda se muestra a los listillos y aprovechados.

Si aprovechas la ola de bondad para vivir de la lástima y la subvención… estarás haciendo el mal.

Mucho más que el peor de los malvados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s