Escrache y linchamiento: Instrucciones de uso

Algunos políticos se quejan del sufrimiento que supone el escrutinio del opositor, el iracundo escrache del administrado o el comentario de los medios hostiles. Aquí unas breves instrucciones de uso, para evitar ser víctima de semejante trato cruel:

  1. No te veas como un gran directivo de multinacional. Esos consiguen fabulosas cuentas de resultados, y tú, en cambio, solamente formas parte del gasto público. El beneficio que aportas a la sociedad no se basa en lo que ganas, sino en lo que das a ganar a los ciudadanos.
  2. Adáptate a la realidad. Un estado como el que gestionas (socialmente famélico, en quiebra financiera y obligado a aceptar condiciones draconianas impuestas por el exterior) es igual que una empresa en pérdidas. Sus gestores merecen únicamente el salario mínimo interprofesional hasta que consigan revertir la situación. Y si no logran reflotar el barco, dos años de paro y a buscarse la vida.
  3. No uses la política para enriquecer tu agenda de contactos valiosos. Logra elevar el SMI hasta niveles dignos, y después jubílate con ese salario, igual que ha hecho Anguita.
  4. O sea, que no uses la puerta giratoria. No porque no tengas derecho a trabajar donde quieras, sino porque existe toda una oligarquía que paga los favores de ese modo. Los intereses de la minoría se contraponen con frecuencia a los de la gente corriente. Toma partido.
  5. Sé simétrico, my friend. Prueba a pedir la presunción de inocencia para el adversario con la misma intensidad que para el compañero. Verás qué sensación.
  6. Crea las condiciones para la existencia de medios de comunicación verdaderamente independientes. No te forrarás a corto plazo, pero el futuro te lo agradecerá.
  7. Sé generoso. Reconoce las bondades del oponente como paso previo a que él reconozca las tuyas. Has perdido la credibilidad porque tu discurso tumba indiscriminadamente las iniciativas del otro, solamente porque vienen de quien vienen. Busca lo bueno, aunque lo diga otro.
  8. Controla lo que hace tu equipo. No eres gilipollas ni vives en Marte. Si meten la mano en la caja tienes que estar ahí para darles con el mazo.
  9. Dimite (y devuelve el acta) cuando te pillen con las manos en la masa.
  10. Y emigra lejos de España. Estas instrucciones no son aplicables aquí. Es internacionalmente conocida nuestra incapacidad para cambiar, gobierne quien gobierne.

¡Fiestaaaaaa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s