Otros defectos

a6c

Muchos otros, puede. Pero ese defecto, lo aseguro sin duda, no figura en mi abultada colección.

No quiero manipularte. No necesito que te sientas obligada a permanecer en un sitio en concreto.

Vuela tan alto como pidan tus sueños. No repliegues las alas si no es lo que deseas. Disfruta de las vistas sin pensarlo. Bastantes golpetazos contra el suelo te has dado en el pasado, por culpa de prejuicios de terceros.

Ve donde quieras sin mirar el reloj a cada minuto. Yo te espero. Te echo de menos sin pretender controlarte. Ven sin prisa o con ella, sólo de ti depende. Porque cuando llegues no te espera un reproche sino un abrazo.

Haz lo que te gusta y nunca te permitieron hacer. Tu lugar en el mundo no es el que otros exigen, sino el que tú prefieres. Adoro que tu sitio esté pegado al mío, pero puedes elegir. Esto no es un mandato sino un deseo.

No te quedes conmigo por obligación, porque no te queda otra. Permanece a mi lado porque quieres, porque es la alternativa que eliges entre las que tienes.

Sé fuerte, y pugna por tu éxito sin complejos. O sucumbe y no triunfes, es tu elección y son tus circunstancias. Vívelo como quieras, aunque sé que tu carácter y tu historia lejana van a llevarte por el camino de la superación y de la lucha.

Esto lo sé, pero ni por asomo te lo impongo. Ven, o no vengas. Si decides volver, da igual el modo. Éxito o derrota, euforia o tristeza. Quererte y valorarte no depende de lo que ocurra fuera.

Viste, calza y luce como tú quieras. Que nada imponga una forma de expresarte. Que nada se interfiera en lo que llaman tu santa voluntad. Que sea tan beata o pecadora como quieras, a tu propia manera.

Importan poco los techos de cristal, los machos o las hembras, los manipuladores o las faranduleras. Aquí serás igual, tanto como el mejor, con independencia de lo que el mundo opine o trate de imponer.

Sé que muchos opinan como yo, aunque intuyo que el final de la lacra del maltrato no está cerca. Demasiada venta de estereotipos, y demasiado poco esfuerzo por educar a la gente.

Sirva este, mi granito de arena, como un simple deseo de que tengas lo que en justicia te pertenece. Nada te hace inferior. No está escrito -en ningún lugar decente- que seas una esclava, una criada o la hacendosa víctima de un macho alfa de anuncio de la tele.

Que nunca que te arrebaten lo que es tuyo, que no te entreguen nada que no te pertenezca. El mundo cambiará si cada uno cambia. Gentes libres e iguales. Sin distinción de sexo, ni origen ni creencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s