Misión

img-mision

Tienes una misión.

Y tú otra. Y tú, y tú, y tú también.

Adivina cuál es. Si consigues dar ese paso, tendrás hecha la mitad del camino. Y si no lo adivinas, no pasa nada. Ya te busco yo una “por omisión”. Perdóname por usar este atajo de informático, que significa algo así como “lo que ocurre si no ocurre nada”.

¿Has visto? Odias a los extranjeros y te apetece ese muro que va a evitar la entrada. Mírate el ombligo: muy probablemente desciendes de morisco, judío o quién sabe. Una vez fuiste un emigrante, o un trasterrado, o ambas cosas.

¿Te das cuenta? Rechazas a los que quieren quitarte “lo tuyo” como si no te lo quitasen cada día. Cada vez que alguien es contratado por un sueldo de hambre, expulsado de su casa o dejado sin luz, la miseria y la injusticia se te acercan un poquito más.

En su infinita codicia, un día se fijarán en ti. Sólo tiene que acabarse la lista de los que son más extranjeros, más débiles o más pobres que tú. Lamento comunicarte que esa lista podría no ser tan larga como piensas.

Tu misión: lograr que ocurra algo maravilloso. No lo conseguirás tú solo. Apóyate en el de al lado, y que él se junte contigo. Y así hasta que todos formemos un círculo que rodee a los desalmados, asfixie al mal y neutralice sus putrefactas acciones.

Si nos dividen nos vencerán.

Apelo a los que hablan en los medios para que sus palabras derriben las barreras en lugar de hacerlas más altas.

A los artistas, para que sean la voz de los que no saben expresarse, y no la de un grupito privilegiado que busca vivir a tope sin dar palo.

A los técnicos y a los científicos, para que sus conocimientos se pongan a disposición del bien y no contribuyan a enriquecer a los malvados.

A los maestros, para que llenen las aulas de amor a la libertad y no de consignas de comisario burócrata. Con sus manos se moldea nuestro futuro.

A los juristas, para que resistan los cantos de sirena del poder establecido.

No digo más, no hace falta. Que cada cual busque en su ocupación diaria una rendija por la que pueda colarse la libertad, la igualdad, la fraternidad.

La revolución.

Ya sé que todo esto tiene consecuencias, y que ser valiente será duro.

Hay mucho buitre sin plumas. Tenemos que acabar con todos y cada uno de ellos.

Eso o la esclavitud. Elige.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s