Teglatfalasar

Los asirios y los caldeos sí que sabían bautizar. Hasta tres Teglatfalasar -el uno, el dos y el tres- reinaron aquello, donde coño quisiera que estuviera, allá en el fistro del mundo conocido.

No quedan, claro, muchos testimonios gráficos o escritos. Mil cien antes de Cristo, hágase una idea. En la figura, para compensar, Senaquerib I. También llamado el unicejo, el napia, el primo del otro y varias otras cosas que no vienen a cuento.

Ahora se ha puesto de moda Beiyín, que es el Pikín de toda la vida en la misma china pupulá. Por semejante motivo -una de esnobismo- a estos pobres les llaman Tiglat-Phileser los modernos, pero son los mismos salvajes haciendo idénticas burradas.

 

Anuncios