Oferta Especial

El título de la oferta era de lo más evocador. El contenido pintaba bien. Era una misiva un poco abstracta porque, quitando el título, la parafernalia técnica tenía obligaciones para aburrir. Sin embargo, la compensación andaba un poco escasa en la parte de los detalles.

No obstante, contestó al ver el nombre de aquel viejo conocido en la pantalla del teléfono. Superada la fase de los tiempos aquellos, las novias que se largaron con otros, los pelos que se cayeron y las barrigas que se pronunciaron -tanto en señal de bienestar cuanto de decadencia humana- era necesario entrar en materia de algún modo.

Así pues, se lanzó el candidato a bocajarro, preguntando al entrevistador si él, puesto en su pellejo, se iría a paraje tan distinto y distante por ese dinero. Aquél trató de regatear la cuestión, cuan futbolista magnate que cuenta minutos para ingresar en Soto del Real. Él no se dejó desviar.

“Háblame del mar, marinero, y de lo que vas a hacer por mí a cambio de todo lo que pides que, por cierto, es una barbaridad.”

Pausa. Respiración profunda. Pausa. Presuntamente, está intentando improvisar algo ingenioso. El candidato le ahorra el disgusto y pasa al punto siguiente.

“Español nativo e inglés nivel alto. Querido amigo, eso no existe. Si es español no tiene nivel alto de inglés, y si tiene nivel alto de inglés no es español.”

Como su interlocutor no reacciona, presume el candidato de entender y hacerse entender, por señas o dibujando monigotes en el mantel de un restaurante si hace falta. De ser mejor que Mariano en ese sentido y en otros muchos. Pero nivel alto, lo que se dice alto…

[N. del A.: Todavía hoy se puede visitar el Hotel Madrid Opera, en París Ille de France, que conserva enmarcado un mantel de papel. Pintó en él -a boli, no había otra cosa- una historia de superhéroes improvisados en un viaje de fin de curso. También quedó pendiente una invitación de la jefa de cocina y maitre accidental a cambio de los monigotes y gurrapatos que salieron de su mano. Cualquier día se pega un salto y se cobra la deuda, que la francesa cocina bien y susurra al oído todavía mejor…]

Cae el candidato en la cuenta de que se ha ido de paseo por las nubes, aunque tiene al otro lado del teléfono a un señor que considera muy válido su perfil. Abunda en el argumentario previamente expuesto.

“Si, pero no estás contestando. No te he preguntado si necesitas un pringado que se vaya al <cul de le monde> a hacer este trabajo a cambio de ese sueldo. La pregunta es si tú lo harías. En primera persona. Sé sincero y dime que no da para vivir decentemente, ni para pagar a los dos gorilas que son necesarios para seguir vivo al día siguiente…”

Tiene pinta de que se lo va a pensar, porque ha cortado apresuradamente la comunicación, emplazando al candidato a una futura entrevista personal, y dejándole libre para que pueda surcar los mares del sur.

[Es bien sabido que esto -surcar los mares del sur- es lo que hace un madrileño de adopción cuando llega la última tarde de la semana, una vez cautivo y desarmado el ejército de despropósitos profesionales que algún descerebrado le endilgó el lunes anterior]

La única conclusión relevante es que el entrevistador está empanado, como cualquiera que siga trabajando un viernes a estas horas, y el candidato está… pues eso.

[Luce un pañuelo mojado en la cabeza, atado con cuatro nudos, uno en cada esquina. Un animal de verdes plumas y pico curvado decora su hombro derecho. Su mano izquierda sujeta firmemente el timón. El viento acaricia su rostro con suavidad]

Rumbo a Trinité, Martinica, o cualquier otro lugar adecuado para hacer acopio de provisiones y continuar la singladura hacia remotas aguas del color de la esmeralda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s