Mis propósitos para 2018

Sacar los auriculares del iPhone de su caja y volver a meterlos sin que sobresalga ningún pedazo de cable.

Actualización:

Regalé el iPhone. Tendré que volver a proponerme lo del gimnasio, como casi todo el mundo civilizado.

Por cierto: ¿Quién diseñó esa tortura?

Anuncios