Lo que no tuve para mí

No tuve las mismas oportunidades que un hombre, porque tenía que estar “en casa y con la pata quebrada”.

No tuve capacidad legal para obrar y representarme. Para abrir una cuenta en un banco necesitaba la firma de un hombre.

No tuve tranquilidad para ir por la calle cuando quisiera y como quisiera, porque un hombre podía abordarme en una esquina y aprovechar su superioridad física para agredirme.

No tuve libertad para hacer lo que me diese la gana con mi cuerpo, porque me llamarían puta, facilona, disipada y otras mil cosas. Que, por cierto, no eran aplicables al otro sexo. Conquistador, machote,un hombre tiene que desahogarse, etcétera. Asco.

No tuve libertad para hacer lo que me diese la gana con mi intelecto, porque las mujeres, pobrecitas, tienen que casarse y tener hijos. Como mucho, a un curso de corte y confección, mientras que sus novios o maridos estudian una ingeniería.

No tuve el asiento del conductor, o el del acompañante a lo sumo. En algunos lugares me obligaron a viajar en el maletero.

No tuve la oportunidad de pasear por la calle con el rostro descubierto. Me obligaron a taparme de arriba abajo con un trapo.

Tradición, se llama. Pringados y pringadas de la progresía barata: Seguid dando alas a esos energúmenos del pleistoceno.

No tuve la opción de ser yo misma. Me obligaron a ser el apéndice de alguien. La costilla de Adán.

No tuve una entrevista de trabajo como la de un hombre: ¿Piensa tener familia?

¿Y qué pasa si lo pienso? ¿Y qué si lo hago? ¿Y qué si todas las mujeres dejan de tener hijos? ¿Es usted imbécil?

No tuve facilidades para conciliar. Alguien decidió por mí que tenía que elegir. O vida profesional o vida personal.

Hoy tengo que salir a la calle para que el futuro sea de personas iguales. Para que nadie me diga lo que tengo que hacer, a qué hora y con quién.

Hoy tengo el apoyo de muchos hombres que me quieren, me respetan y me ven como su igual. No como un objeto de deseo o de utilidad.

Hoy tengo que quererme y respetarme, aunque tenga que pagar un precio elevado. La libertad es lo que tiene. Que no es gratis.

El futuro será mejor si lo hacemos mejor. El futuro ha empezado.

[Créditos: Visto en el twitter de @tonioioi]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.