Mentir en el CV

Planteamiento.

Escribir mentirijillas es fácil. Pones este título de la universidad de Wildstone, aquel otro del Trinity College, una cosa que hiciste en una multinacional y otra de consultoría.

Un máster de la UJKR, que solo D105 sabe dónde está. Dos tarros de crema hidratante. Cursos varios de posgrado.

Casualidad. Nada que ver con políticos al uso.

Nudo.

Poco después te ha contratado un CEO incauto para que seas su CTO. Referencias, pues eso. Que es mi cuñado y de esto controla.

Ahora, a ver qué hacemos cuando metes la pata, que es casi siempre. Ni se plantea largarte porque se pone la familia política como un basilisco, y porque son veinte días por mes trabajado.

De primo en primo se le llenaron de inútiles los despachos. Así cundió el pánico entre las huestes. Los buenos se marchaban y el peso muerto se adhería a las mesas de caoba con desesperación y aprovechamiento.

Desenlace.

Durante las vacas gordas daba un poco igual, porque el papel -higiénico- lo aguanta todo. Pero llegaron los momentos de pánico y ya no quedaba en la caja ni lo mínimo para pagar los despidos.

No ayudaba, de ningún modo, tantísimo directivo con tarjeta de empresa, parking en el edificio, gastos de representación y perdón de los difuntos.

Moraleja.

Menos mal que todo parecido con hechos o personas reales es pura incompetencia.

Perdón, “coincidencia”. Maldito corrector.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s