Tupideces

Teoría básica de la España moderna

Para preñar una vaca se necesita que concurran tres personajes:

  • La propia vaca, a la que a partir de este momento llamaremos “clase media”.
  • El mamporrero, a quien conoceremos por su nombre de pila, don Mariano.
  • El semental, que pone el viscoso elemento y se cree, por ello, propietario de la criatura. Como este hay varios, que son conocidos por muchos nombres, pero todos tienen parecido aspecto. El genio Mingote pintaba con chistera y chaleco de rayas a estos elementos.

Conste que no me parece ilegítimo preñar la vaca y obtener sano beneficio de la cría del ternero. Lo que pasa es que el circunspecto registrador del mamporro, en su afán por merecer asiento privilegiado en el Olimpo de los Consejeros, ha errado el tiro a base de prisa y está enculando por error a la hembra. Ésta, por su parte, empieza a perder la paciencia debido a los fuertes dolores de retaguardia.

En medio de tan vergonzoso trance, un cuarto personaje se incorpora a la *bucólica escena. No conocemos su filiación pero podemos distinguir su coleta en lontananza. Tampoco sabemos si será capaz de alimentar al ganado cuando aparte de un manotazo al ricacho de la oronda barriga, pero mucha gente piensa que vale la pena probar.

*Cuestión de apreciación. A unos les parecen brotes verdes lo que otros llaman raíces vigorosas. Yo, por más que miro, sólo veo tarjetas black sin límite de crédito.

Estándar
Tupideces

Endesa: Anatomía de un escándalo financiero

endesa
Publicado en facebook por Angel Espiritu Libre Hevia Bermúdez

EL SAQUEO DE UN PAÍS LLAMADO ESPAÑA

La operación pasa de lo inmoral a lo escandaloso cuando se conocen algunos detalles

En estos días de sobredosis de corrupción y escándalos financieros es fácil que pase desapercibido para la mayoría practicas inaceptables como en Endesa.

Esta compañía, una de las componentes del histórico oligopolio eléctrico español, fue una empresa de capital público -su nombre completo es Empresa Nacional de Electricidad- y la creó el estado en 1944 con la intención de controlar un sector estratégico como es la energía, a través de una empresa pública. Hasta que Aznar acabó de privatizarla en 1998. Ahora ya no es ni de propiedad pública ni española: después de extraños movimientos y una truculenta historia de OPAs y contra OPAs acabo siendo propiedad de la italiana Enel desde 2009.

Pues bien, Endesa acaba de anunciar que el próximo día 29 de octubre va a repartir un dividendo entre sus accionistas de 14.605 millones de euros, un record absoluto en la historia de la bolsa española.

Nunca antes, nunca ninguna empresa, había alcanzado una cifra similar. Estamos hablando de más de 2,5 billones de pesetas, una cifra brutal, difícil de asimilar y una autentica bofetada a la mayoría social de un país que cada día tienen que oír que no hay recursos para casi nada.

Un dividendo multimillonario que va a pagar una empresa española que se va, casi en su integridad, para Italia porque Enel posee el 92% del capital social de Endesa y por lo tanto cobrará 13.345 millones de euros. Recupera así una gran parte de lo que pagó para comprarla y redondeara el negocio cuando materialice el anuncio de sacar a bolsa una parte del paquete de acciones que posee.

La operación pasa de lo inmoral a lo escandaloso cuando se conocen algunos detalles. Por ejemplo, que los beneficios de la compañía en 2013 fueron de 2.943 millones de euros y que por lo tanto, los dividendos que ahora distribuye multiplican por casi 5 veces esa cifra. Y que, con gran probabilidad, en 2014 se sitúen en el entorno de los 3.000 millones, muy lejos por lo tanto del disparatado reparto de dividendos. Es cierto que se trata de un dividendo extraordinario vinculado en gran parte a la venta de los activos de Endesa en Chile, pero eso no hace más que añadir confusión a la operación, porque el comprador de esos activos fue, precisamente, Enel.

Estamos delante de una inaceptable y escandalosa operación de descapitalización en la que se liquida una parte considerable del patrimonio de una compañía española -que era pública hace no mucho tiempo- a cambio de nada: Enel paga por la compra de los activos pero acto seguido lo recupera cobrando el dividendo y Endesa se queda sin activos y sin dinero. Se vacía una empresa española llevándose a una empresa de otro país una parte de su patrimonio acumulado durante décadas. Ingeniería financiera le llaman. Atraco también, porque Enel se queda con un tercio del valor de Endesa sin pagar nada.

Pero hay otro detalle estremecedor. Endesa no tiene suficiente liquidez y por lo tanto va a pedir un crédito, a endeudarse en 6.500 millones de euros para pagar ese dividendo brutal a Enel. Y adivine con quien se endeuda: con una empresa financiera propiedad de Enel que casualmente tiene su domicilio social en Holanda, un paraíso fiscal para este tipo de operaciones. Estamos ante un escándalo mayúsculo en el que están presentes todas las practicas condenables del capitalismo financiero especulativo, desde la privatización de una antigua empresa pública hasta la ingeniería fiscal para no pagar impuesto de sociedades pasando por la descapitalización de una compañía que forma parte de nuestra historia. Por cierto, está en manos italianas por la reacción centralista ante la posibilidad de que en 2005 una empresa catalana, Gas Natural, la comprara.

Y no, no son empresas privadas que puedan hacer lo que quieran. Porque esta operación descapitaliza y endeuda a Endesa en primer lugar pero eso afecta al conjunto de la economía española y, sobre todo, porque al final la vamos a pagar los ciudadanos a través de la reducción en el impuesto de sociedades que Endesa va a aplicar en los próximos diez años y en los precios de la energía.

Un comentario final: cuando pague el próximo recibo de la luz, cuando oiga hablar del déficit tarifario, cuando el ministro de industria y el oligopolio eléctrico le expliquen porque hay que seguir subiendo el precio de la energía, acuérdese de los 14.505 millones de euros del dividendo.

 

Estándar
Tupideces

Historia de un campeonato de remo

Cuentan las crónicas que, hace muchos años, se celebró una competición entre dos equipos de remo, uno de la administración española y otro de la japonesa. Apenas se da la salida, los japoneses toman ventaja y llegan a la meta una hora antes que la embarcación de España.

El Consejo de Ministros decreta la creación de una comisión de investigación para averiguar las causas de tan bochornosa derrota. Las conclusiones de los comisionados no se hacen esperar. La tripulación japonesa está compuesta por diez remeros y un jefe, mientras que la española tiene diez jefes y un remero. Se acompañan las pertinentes recomendaciones para el siguiente concurso.

Un año después se repite la carrera y la ventaja del equipo japonés se dispara a dos horas y media.

En esta ocasión, el Consejo de Ministros crea una Secretaría de Estado para estudiar y solucionar definitivamente el problema. En el primer informe del subsecretario destaca este párrafo:

“El equipo japonés, con táctica obviamente conservadora, ha mantenido su estructura tradicional de un jefe de equipo y diez remeros. Por el contrario, el equipo español ha tomado medidas renovadoras adoptadas después del fracaso del año pasado, optando por una estructura más abierta y dinámica, compuesta por un jefe de servicio, dos asesores, cinco jefes de sección, tres representantes sindicales (que exigieron hallarse a bordo) y un remero.”

Tras un minucioso análisis, la subsecretaría llega a la siguiente conclusión:

EL REMERO ES UN INCOMPETENTE

Un año después, el equipo japonés vuelve a escaparse nada más producirse la salida. La trainera hispana, cuya composición había sido encargada ese año al Área de Nuevas Tecnologías del Ministerio de Economía y Competitividad, llega con cuatro horas de retraso. A fin de evaluar los resultados, vuelve a reunirse el Consejo de Ministros con los representantes de la subsecretaría en la planta noble del edificio de Dirección. Se llegó a la siguiente conclusión, según consta en acta:

“Este año, el equipo nipón optó, una vez más, por una tripulación tradicional formada por un jefe de equipo y diez remeros. El español, tras una auditoría externa y el asesoramiento de los departamentos de Organización y de Informática y el informe de un grupo de consultores de Arthur Andersen, optó por una formación mucho mas vanguardista y operativa y se compuso de: un jefe de servicio, tres jefes de sección con plus de productividad, dos auditores de Arthur Andersen y cuatro vigilantes jurados con instrucciones concretas de vigilar estrechamente al único remero, al que se había amonestado y castigado quitándole todos los pluses e incentivos por el fracaso del año anterior.”

Tras varias jornadas de reuniones al más alto nivel con los diversos responsables y con el apoyo de una consultora externa, se ha acordado que -para la regata del próximo año- el remero será expedientado y sustituido por una contrata externa, ya que a partir de la vigesimoquinta milla marina se ha observado cierta dejadez en el remero de plantilla, acompañada por comentarios entre dientes, del tipo:

“Anda y que os den” o “El año que viene va a venir a remar vuestra puta madre”

Y una actitud que incluso roza el pasotismo en la línea de meta.

Estándar
Tupideces

Cambiar por cambiar

cambio-dominguez-lobato-abogados-jerez-de-la-frontera-y-sanlucar

“El cambio es bueno, especialmente cuando lo haces tú”. Atribuyen la frase a Sofía Vergara, y no me extrañaría que fuera suya. Tampoco sería raro ver cómo la pronuncia pistola en mano.

Quemar etapas, como si fueras un cohete Saturno V. Desprenderse de la cáscara vacía de la fase que hace poquísimo tiempo ardía como la tea. Soltarla en el espacio y esperar que no golpee a nadie al caer.

Parece que fue anteayer cuando dejé la banca española para correr la aventura de la multimedia americana.  O cuando volví para evitar el terror de la distancia -o el de la supervivencia en el mundo anglosajón, que no sé qué es peor- a algunos de mis seres queridos. Parece que hace cinco minutos que abandoné el encanto de las tierras andaluzas en busca de un futuro que parecía escaparse de las manos.

Siempre me parecían actos de un tercero. Experiencias vividas en tercera persona. Esta vez, para variar, el cambio definitivo tiene aspecto propio y no ajeno.

Disfruto como nunca de tus abrazos, de tu generosidad, de tu entrega, de tu necesidad de hacer el bien a los que te rodean, de tu amor profundo y sincero. Soy yo, y no otro, intentando corresponder. Con la buena intención y la torpeza que me caracterizan.

Gracias, Elena, por estos dos años de proyectos, carambolas, risas, cambios y delicias.

Gracias también por lo que está por venir. No pienso perdérmelo por nada del mundo. Y sólo pido una cosa a cambio: Déjame cuidarte, sobre todo cuando el cuerpo te pide seguir dando incluso a costa de tu seguridad y tu salud.

 

Estándar
Tupideces

Hamacas y Tumbonas

De la zona de confort ya hemos hablado. Retarse, hacer cosas nuevas, dejar atrás la rutina, creer en lo bueno por conocer y olvidar para siempre lo malo conocido.

Todo esto está muy bien.

Pero no crea usted que será un camino de rosas. Es duro volver a ser un junior cuando se tiene una edad tirando a senior. Es bueno mentalizarse con eso de los clientes, que en ocasiones son peores que los jefes. Es conveniente evitar el síndrome del tonto motivado, no vayamos a jeringarla por exceso de trabajo, de atención o de cualquier otra cosa que no sea diversión.

Dos cosas destacan en la actual aventura:

  • Primera, que estás tú. Esa no tiene parangón.
  • Segunda, que jamás en manos de otros nuestro destino. Ni en broma.

{SPAM} Y si quiere usted pasar un rato con nosotros, formatear su ordenador o convertirlo en un grifo de cerveza, ya sabe. En horario comercial, puede encontrarnos en twitter, wordpress y facebook buscando APPTorrejonEste {/SPAM}

Estándar
Tupideces

Carta de José Luis Sampedro al Presidente

jlsampedro

Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta. Usted y sus ministros.

Se lo digo así, de entrada, porque sé que nunca va a leerme, como nunca lee usted libros, ni nada más que periódicos deportivos como usted mismo ha confirmado, jactándose, como buen español de ser un ignorante. No se engañe, por eso lo han votado tanta gente. Perdonen los demás el exabrupto, pero es que está demostrado que somos lo que nuestros padres nos han educado, y si usted y sus ministros son como son, es porque sus madres muy bien no lo han hecho. A pesar de los colegios de pago, de pertenecer a la oligarquía de épocas dictatoriales, etc.

Verá usted, señor presidente. Lo que más me molesta no es que usted sea un bastardo malnacido, sino un ignorante, y sobre todo un mentiroso. Se presentó a unas elecciones diciendo que no haría cosas que ahora hace. Dijo hace tiempo que la posibilidad de una amnistía fiscal le parecía injusta y absurda, y no ha tardado ni tres meses en recurrir a esta medida de forma injusta y absurda, como señala el diputado de IU Alberto Garzón al que usted y sus secuaces ningunean como a cualquier otro que no sea seguidor suyo. Ésa es la democracia que ustedes entienden, ignorar a los representantes de la ciudadanía que no les afín. Usted dijo que la Sanidad y la Educación no se tocaban, y la han tocado pero bien. A la banca nada, y eso que los grandes expertos en economía señalan que, o le metemos mano a sus amigos de las finanzas, o nos vamos a pique.

Le voy a explicar unas cuantas cosas dado que usted es un ignorante que lee prensa deportiva en lugar de libros de historia, economía o política. Durante los años 20 hubo gente que tuvo la genial idea de crecer mucho, por encima de sus posibilidades como ahora tienen ustedes tan de moda decirnos. Tanto que incluso a Churchill, para salir de la situación de postguerra, se le ocurrió revalorizar la libra, lo que trajo bajada de sueldos y aumento de las horas de trabajo. No sólo no se creció por encima de lo esperado sino que destruyó la posibilidad de crear un modelo sostenible de crecimiento basado en el consumo, lo que permite terciarizar una economía y hacerla verdaderamente competitiva. Eso es ser un país desarrollado y no ganar mundiales de fútbol. Cuando llegó la crisis del 29 y la posterior recesión mundial en los 30, en un país tan poco sospechoso de socialista, comunista o lo que ustedes quieran, como EEUU, decidieron adoptar una cosa llamada New Deal, que consistió, entre otras cosas, en subir los sueldos y bajar las horas de trabajo. Como consecuencia, había más puestos de trabajo para cubrir esas horas de menos, y los que salían de su trabajo lo invertían en consumo, lo que reactivó la economía y permitió al país dar un definitivo empujón hacia arriba para salir victorioso de una Guerra Mundial que libró en tres continentes.

Por si usted no lo sabe, las medidas que está ejecutando han conseguido lo contrario. Hablo en pasado porque tal vez no lo sepa, pero no hay nada nuevo en los famosos “recortes”. Argentina, Chile, Polonia, Rusia y así hasta un largo etc de países engrosan una horrible lista de fracasos de las políticas neoliberales de Milton Friedman y el Consenso de Washington que desde los 70 llevan intentando hacernos creer que sumergir a un país en el shock económico es una salida a la crisis. Jamás las medidas de la Escuela de Chicago han funcionado. Jamás un país ha salido de la crisis de esa forma. Jamás una sociedad se ha beneficiado de ello. Por el contrario, ha generado suicidios, deterioro del Estado del Bienestar (que ustedes insisten en decir que se ha terminado mientras vemos cómo crece y se desarrolla en otros países de nuestro entorno) y ha destruido el futuro de numerosas generaciones.

Usted miente, señor Presidente, y es sumamente peligroso. Porque el anterior era un inútil, pero usted es un pirómano en mitad de un incendio. El otro creía vivir en el País de las Maravillas y usted nos está sumiendo en el País de los Horrores. Toda política fiscal que no se base en la generación de riqueza, toda medida relativa al empresariado que no atienda prioritariamente a las empresas que cotizan más del 60% de sus ganancias en forma de sueldos e impuestos en España (y no Repsol, que solamente invierte un 20% y ahora la defienden como española; hay empresas extranjeras que reparten más beneficios al conjunto del país), todo lo que no sea alumbrar un futuro basado en la investigación y no en el trabajo precario, es destruir el futuro del país. A usted y sus secuaces se les llena la boca diciendo que hay que fomentar el emprendedorismo, y en lugar de ello desarrollan un plan basándose en los ideales especulativos de los dirigentes de la CEOE cuyo historial de empresas arruinadas por la especulación de la que ellos salen indemnes mientras el Estado se hace cargo de los parados que dejan es absolutamente bochornosa. Eliminan de todo plan de emprendedores la posibilidad del emprendedor social y generan únicamente una nueva casta de tiburones amparados en una reforma laboral neofeudal.

Ustedes se olvidan que los países desarrollados como EEUU, Alemania, Francia, etc., invierten entre el 2′6 y el 3′4% del PIB en I+D+I. España no sólo necesita un esfuerzo superior (en torno al 6%) para ponerse a su altura sino que ustedes nos bajan la inversión del 1′3% al 0′9%. Para entendernos, usted que sólo lee sobre deportes, es la diferencia entre inventar un coche, y fabricarlo. Quien lo inventa tiene los beneficios de todos y cada uno de los coches que se venden. Quien lo fabrica sólo de las unidades que salen de su fabrica. ¿Dónde se inventan los coches? En Alemania, por citar un caso. ¿Dónde se fabrican? En España, Polonia o Rumania. Es evidente de quiénes estamos más cerca, pues. Al darle el hachazo que usted le ha dado a la investigación nos condena a ser un país de camareros, portaequipajes, y por supuesto de trabajadores poco o nada cualificados que trabajemos para empresas extranjeras a sueldos miserables mientras tenemos la moneda de los países con mejor calidad de vida. Si seguimos en el euro es para vivir como ellos, no para que ustedes nos hagan vivir como en Botsuana con precios de París.

Usted nos está suicidando económicamente. Tal vez no sepa quién es Paul Kruggman, pero es Premio Nobel de Economía. Para él es evidente que usted nos miente o no quiere darse cuenta de que no estamos ni siquiera en recesión, sino en fase de depresión, y sus medidas nos hunden cada vez más. Ha aceptado ser el banco de pruebas del FMI, cuyas medidas ya arruinaron a varios países, pregunte si no por Grecia o Italia donde están fracasando estrepitosamente. Usted no le dice a la gente que estamos metidos en una III Guerra Mundial cuyas armas no son de fuego, sino que tienen a forma de experimentos socio-económicos, donde los tanques son agencias de calificación de la deuda, donde los países utilizan a los ciudadanos para intereses ajenos a estos, y donde, al final, la gente está muriendo y sufriendo, como en cualquier guerra. Usted nos dice que es bueno meter a cuarenta alumnos por clase, que es bueno que haya menos profesores, menos médicos, menos atención sanitaria, y a veces pienso que simplemente usted es gilipollas, que no puede ser que actúe con maldad. Y créame, lo sigo pensando. Los malos seguramente son otros, usted no tiene la inteligencia suficiente para darse cuenta de todo eso. Sí la tiene, en cambio, para saber que todo esto puede traer revueltas sociales, agitación en la calle. Por eso va a aprobar una medida por la cual será terrorismo y condena criminal resistirse a la voluntad del Gobierno expresada en sus brazos de coerción, es decir, al policía. Como yo le estoy diciendo esto, seguramente me acusará de terrorismo por incitar a la gente a decirle a usted las verdades a la cara.

Señor Presidente, usted no quiere decirlo porque la Führer Merkel le amenaza desde el IV Reich que se ha instalado. No es una exageración, oiga, que lo dice hasta el Financial Times que como todo el mundo sabe es muy de izquierdas sin duda. Estamos metidos en mitad de una III Guerra Mundial, vuelvo a repetírselo, y no es una idea únicamente mía, sino de gente de esa que ha estudiado, tiene doctorados, ha dado clase en varias universidades, ha viajado por el mundo, ha leído mucho, mucho, habla varios idiomas, ha vivido diferentes procesos de crisis y recuperación, y a algunos también les gustan los deportes. Pero también ven que ustedes nos metieron una primera fase de Movimientos Financieros que ahogaron nuestra economía y ahora nos meten en una fase de Posiciones para hundirnos en el shock, en el miedo, en la angustia.

Solo le deseo que si algún día la sociedad se rebela, salimos a la calle, tomamos los poderes públicos, proclamamos una Asamblea Constituyente, convocamos un referéndum sobre la forma de Estado, disolvemos los partidos actuales y los obligamos a refundarse en partidos que atiendan a las ideologías políticas y no a las económicas, establecemos un sistema de elecciones realmente democráticas, nos salimos de la moneda alemana (llamada también euro) y establecemos pactos bilaterales con los países importantes, invertimos en educación e investigación. Si todo eso pasa y empieza con una mecha que la sociedad enciende. Si pasa y asaltamos su palacete en la Moncloa, ojalá usted esté ya camino del exilio en Berlín.

O lo va a pasar mal. Muy mal.

“Los recortes se aceptan por una de las fuerzas mas importantes de la humanidad, el miedo.”

Estándar