Uncategorized

En blanco

En Blanco: http://www.fondos12.com/chica-en-blanco-y-negro-86c.html

En blanco. ¿Y qué si se retrasa la inspiración? ¿Y qué si la musa se excusa?

Fue agosto hasta hace bien poco. No dio tregua el estío ni acudieron las tormentas a su cita anual. No dimitió corrupto alguno. No se devolvió lo robado ni se encarceló, que yo sepa, a los responsables de la catástrofe.

Me declaro en huelga de teclas caídas mientras que siga esta calor y se persista en esta desvergüenza.

Luz y taquígrafos. Ellos allí, llevándose la pasta a manos llenas. Y nosotros aquí, enamorándonos.

De fondo, un foxtrot tras otro, cortesía de la orquesta del Titanic.

Estándar
Tupideces, Uncategorized

Carambolas

Tú, la telepatía y yo.

Las negociaciones en las que la otra parte no nos deja hablar. Para nuestro júbilo. Conteniendo la risa y la euforia.

Los pantone y sus circunstancias.

El satinado y los ojos tiernos del dependiente, que nunca verá el color de nuestro dinero.

Los sueños de atardecer en las islas griegas. La charla animada al borde del mar. Los encuentros con gente del pasado.

Esos actos que se volverán contra ti, igual que un bungalow.

Y que cada palo aguante su vela. La frase, ya lo saben los que frecuentan el lugar, es mucho más dura y dolorosa. Pero no queda bonito ponerla aquí tal y como la escupe su autor.

La delicia de encontrarte y encajar. Como el guante a la mano.

Estándar
Tupideces

Cancelar

Esta vida no es lo que parece. Tampoco es lo que era, pero no hay queja.

Porque detrás de la mayor parte de las fachadas -tanto oropel y tanta pompa y tanta circunstancia- se esconden casi siempre lugares sucios, fríos y vacíos.

Es que esos decorados suelen ser de cartón. Arquitectura efímera venida a definitiva.

Tómese nota de que ayer nos liamos la manta a la cabeza -metafóricamente, que con estas calores se suda solamente de pensarlo- y dimos un sentido nuevo a nuestras vidas profesionales.

Dicho hasta saturación: No tenemos edad para que venga un niñato iluminado a descubrirnos las américas. Están ya descubiertas, y atesoran delicias al mismo ritmo y en la misma medida que acumulan miserias. Lo malo conocido. 

De tal modo y manera que, a partir de ahora, nos centramos en lo bueno por conocer. Esto tiene bastante poco que ver con un eventual abandono de la zona de confort. Cambiarán las maneras pero no los ambientes. Seguiremos en la brecha tecnológica, pero de un modo más ameno. Con menos pretensiones y más trato con la gente.

Tendrás noticias nuestras, porque pensamos publicitarlo con el bombo y el platillo. Disculpas de antebrazo y mil gracias por la paciencia que, a buen seguro, lucirá la gente que nos quiere.

Ahí se queda el pasado. Con muchos frutos sin recoger. O peor, recogidos por un oportunista. Un listillo que por allí pasaba y vio la ocasión. En su conciencia queda.

Estándar
Tupideces

Shortcut

No hace falta que venga yo a contar que la vida es una sucesión de decisiones, y que tomar un camino implica descartar los demás posibles.

La otra cosa que suele suceder está relacionada, como no, con los banqueros y oligarcas que rigen nuestros destinos. Les encanta lo de poner casetas de peaje en medio del campo, como forma refinada de humillación al populacho. Versión moderna del derecho de pernada.

Cada elección tiene su precio. Ninguna es gratis aunque se muestre a nuestros ojos como tal. A fuerza de soportar atascos, trazar incómodas rotondas y arriesgar la vida adelantando vehículos pesados, aprendemos que lo barato sale caro, y que los atajos suelen estar repletos de maleza, puertos de montaña, curvas cerradas y gravilla de la que estropea el calzado y los neumáticos. En ocasiones no compensa el periplo más corto o más inmediato.

Sin embargo, parece que este itinerario fue escrito de antemano. Aquí estoy, a tu lado, como si no pudiera ser de otra manera. Accidentalmente, otros formaron parte de nuestras vidas por un tiempo, cerrando los círculos que no pudimos completar en primera persona. Solamente hay que reunir a nuestros hijos para entender lo que mis torpes palabras no acaban de expresar.

Sellado desde siempre, por pura tozudez se obró el milagro. Juntos en un abrazo interminable. Solos o rodeados de los que amamos con locura. Componiendo un texto perfecto en el bíblico legajo de las líneas torcidas.

Era tuyo y eras mía. Decenios antes de sospecharlo siquiera. Por el atajo o por la autopista de ocho carriles. Más tarde o más temprano. Sanos y salvos en el punto de destino. Resueltos a hacerlo perdurar a toda costa, contra todo pronóstico.

 

Estándar
Tupideces

Zenity

Una parte de la sociedad está gravemente enferma de individualismo. Gente centrada en sí misma, dispuesta a matar y morir para acaparar más pertenencias, más seguridad, más dinero. Como mucho, se extiende el radio del círculo virtuoso hasta que garantiza el bienestar de la prole y de los cercanos.

Podríamos pensar que esta práctica se da solamente en la parte rica del espectro social.

Pero no. Muchos tienen cero posesiones y esperan su momento para asestar golpes mortales al pretendido contrario. Creen que la revolución consiste realmente en la vieja lucha de clases. Venganza contra el que una vez desahució, privó de calefacción en el crudo invierno o negó el alimento elevando su precio artificialmente.

Cuando, en realidad, aquí nos salvamos todos o no se salva nadie. En un mundo ebrio de conexiones, empieza a resultar evidente que la prosperidad de cada individuo depende de la del conjunto. Sin excepción.

Holismo en estado puro, se pongan ustedes, señor oligarca y señor paria, como se pongan. Es vital que cooperen. Con justicia y equidad. Es imprescindible abandonar los viejos patrones de competencia y confrontación, dando paso a un modelo nuevo en el que la cooperación sea protagonista.

O eso, o miseria para todos.

Seguramente usted, amigo potentado, piensa que todos esos millones de Suiza le protegerán mientras viva y le permitirán disponer a su antojo de esclavos cada vez peor alimentados. Craso error. Pero tú, amable desahuciado, no eres mucho mejor. Esperas que un viento favorable traiga de vuelta la dulce subvención sin mover un solo dedo para conseguirla.

En ambos extremos está el vicio y en el centro la virtud. Veamos si somos capaces de dinamitar la injusticia sin que el explosivo alcance a la parte positiva de esta civilización.

Estándar
Tupideces

Encrucijada

Ahí andamos, camino de una situación poco habitual.

En un rincón, los que llevan toda la vida tomando la sartén por el mango. Los que creían que su poder les hacía impunes e inmunes. Algunos todavía lo creen. Intentan hacer ver que fueron dotados de patente de corso por vía electoral. Todos esos millones de euros son, según dicen, la justa compensación por sus desvelos. Terribles sufrimientos esperan a quienes osen salir de la benéfica influencia de sus mantos protectores. O yo o el caos.

En la otra esquina, los que nunca fueron gran cosa y hoy recorren a gran velocidad el camino hacia los centros de decisión. Tampoco han dicho mucho al respecto de sí mismos. Y cuanto más fuego escupen los del rincón opuesto, más sube la popularidad en este lado. No ven necesidad de manifestarse mucho, que por la boca muere el pez.

Pronto empezarán a escucharse los cantos morados de sirena. Para los no europeos, morados son los billetes de quinientos euros. Los parias de la tierra serán tentados, amenazados e invitados a beber el filtro del posibilismo. Podrán probar el lujo, la distinción y el charm de cada club náutico. Sentirán el viento en sus caras a bordo de veleros de lujo. Experimentarán la velocidad extrema en deportivos de centenas de caballos rampantes bajo el capó.

Puede que escojan el camino correcto. O puede que sea demasiado fuerte la tentación.

Sigo haciendo preguntas que no se responden con profusión desde ninguno de los rincones del cuadrilátero.

¿Cuál de los dos púgiles piensa acabar con las estafas de la energía y las comunicaciones? Los que están ahora no, pero ¿Los otros sí? Tengo ganas de estudiar sus planes con detalle. Insisto, no ven necesidad de manifestarse. ¿Qué boxeador será el guapo que ponga en igualdad efectiva la actividad profesional de los dos sexos? Con los de ahora ni lo sueño. En la web de los otros leo “mismo trabajo, mismos ingresos”, algo es algo, sin que se vea claro el método para conseguirlo. De sanidad, educación y pensiones no parece que haya duda, por más que los salientes quieran disimular el desfalco.

Acompañando al hecho de que no todo puede ser considerado negocio, también me gustaría ver cómo cada cual se paga sus vicios, una vez satisfechas las necesidades básicas. Lo que viene siendo el papel de un estado occidental moderno: limitar los desmanes del poderoso y a la vez evitar la proliferación de parásitos. El típico término medio, en lugar de ir a los extremos que habitualmente pueblan la idiosincrasia española.

Y en esas estamos. Apasionante.

 

Estándar
Tupideces

Confort

Aquello de la zona de confort me enervó hasta el punto de renunciar al cargo y salir corriendo en busca de nuevas aventuras.

Pregunta para los mamporreros del poderoso:

¿Por qué intentáis llevar a todo el mundo hasta el lugar en el que deja de ser un profesional competente?

Se escribe “desarrollo profesional” pero todos sabemos que se pronuncia “trabaja el doble por el mismo dinero” con adornos de “busco excusa para no subirte el sueldo”.

Y no me cuentes rollos, que yo también estudié en una escuela de negocios americana.

Recapacita, si tu orgullo lo permite. Estás importando el modelo de una de las sociedades más enfermas del mundo. Y además lo haces de manera parcial, tomando sólo lo que te conviene.

Me quedo en mi zona de confort, en la que soy experto y útil a la sociedad, hasta que lleguen mejores tiempos para la lírica.

Estándar